Home Office | 7 Malestares y como evitarlos

Ahora que haces home office, pasando largas horas frente a tu laptop en la mesa de la cocina, te habrás dado cuenta de que sufres de algunos malestares que no tenías cuando trabajabas desde tu oficina. Ya sea ese dolor de espalda, de las rodillas o la resequedad de los ojos; estas molestias te están diciendo que no tienes un lugar adecuado para trabajar. En este artículo repasaremos los dolores más comunes y como evitarlos para que esas horas pegado al monitor de tu computadora se pasen volando.

Dolores en el cuello

Es posible que la pantalla de tu laptop esté muy abajo respecto a tu rostro, obligándote a mirar hacia abajo por largos periodos de tiempo y tensionando los músculos de tu cuello. Para solucionarlo intenta elevar la pantalla hasta que la parte superior del marco del monitor este a la altura de tus cejas, de esta forma tu cabeza quedará en una posición más natural.  

Otra posibilidad es que el dolor de cuello se agrave por utilizar demasiado tiempo el celular para leer o ver videos, ya que para ver la pantalla mirando hacia abajo los músculos del cuello deben hacer un esfuerzo extra para sostener la cabeza. Esto genera tensión muscular en el cuello y en la cabeza ocasionando también jaquecas.  

Resequedad en los ojos

Cuando miras por largas horas la pantalla de la computadora la cantidad de parpadeos disminuye, provocando resequedad en los ojos. Puedes aliviar estas molestias utilizando gotas para ojos secos o programando periodos de descanso regulares.  

Dolor en espalda alta al hacer home office

El dolor en la espalda alta puede deberse a una mala postura, es posible que te estés encorvando debido a que la pantalla está muy baja respecto a tu rostro. Intenta subir la pantalla lo más que puedas hasta que la parte superior de la pantalla este a la altura de tus cejas.   El estrés puede agravar el dolor de espalda debido a que las estructuras nerviosas se activan cuando hay estrés, disminuyendo el umbral del dolor, provocando que el dolor de espalda por una mala postura se perciba con mayor intensidad.  

Dolor en espalda baja

Es muy probable que tu silla tenga un pobre soporte lumbar, ya sea porque no tiene o porque está desgastado. La espalda tiene una curvatura natural y cuando te sientas en una silla sin soporte lumbar, como una silla de cocina, presionas la columna vertebral para tener una posición que no es natural, provocando tensión y dolor. Si vas a pasar largos ratos sentado es recomendable escoger una buena silla de escritorio o una silla ergonómica.

Otra posibilidad de dolor en la espalda baja es que te estés inclinando hacia el monitor para ver mejor. Al hacer esto te alejas del respaldo de la silla porque no alcanzas a ver bien tomando una postura incómoda de forma inconsciente. Para evitarlo procura que la pantalla esté al menos a 30 cm de tu rostro y si tienes un monitor al menos a 40 cm. Si no alcanzas a ver bien el monitor a esa distancia prueba con agrandar el tamaño de las letras, si eso no funciona es probable que necesites utilizar lentes.  

Dolor en las rodillas

El dolor en tus rodillas puede deberse a que tu silla de escritorio es muy baja y tus rodillas quedan sobre el nivel de tus caderas. La recomendación es que al sentarte tus rodillas estén ligeramente más abajo que el asiento y tus piernas estén a 90 grados con los pies; éstos deben apoyarse en el suelo para evitar adormecimientos.   Recuerda también dejar tres dedos entre el borde del asiento y la parte posterior de tus rodillas.  

Dolor en el hombro

A veces los teclados de las computadoras de escritorio son muy grandes y te obligan a colocar el mouse muy alejado de tu cuerpo haciendo que los músculos del hombro se fatiguen o se inflamen; para aliviar esta situación, intenta cambiar el teclado por uno mas pequeño y acercar el teclado lo más posible a tu cuerpo.  

Estreñimiento y Hemorroides

Cuando hacem Home Office paramos largos tiempos sentados frente al monitor o incluso durante nuestros descansos. La falta de movilidad puede favorecer al estreñimiento y las hemorroides. Para evitarlo procura caminar regularmente y tomar suficiente agua. Si ya padeces de hemorroides puedes optar por un asiento mas acolchonado y revisar las recomendaciones de este artículo.