Sillas de escritorio | La guía definitiva

Una buena silla de escritorio aumenta nuestra productividad, nuestro amor por el trabajo y disminuye los dolores de espalda mejorando nuestras relaciones personales.  Si  por un clavo se perdió un reino, por una silla podríamos perder la familia y el trabajo.  

Las sillas de escritorio y el colchón de tu cama son los lugares donde pasas más tiempo de tu vida y son los causantes de la mayoria de los dolores de espalda. Así que veamos qué debes buscar en una silla de escritorio para hacer la mejor compra y olvidarte de los dolores de espalda y cuello clásicos del Home Office.

¿Debo comprar una silla de escritorio o una silla de oficina?

Las sillas de oficina con ruedas que se utilizan en las empresas están diseñadas para uso rudo, tienen partes que se desgastan y se remplazan para que duren décadas. Sin embargo, cuestan dos o tres veces más que una silla de escritorio comercial que te durará cinco años. Por otro lado, retapizar y cambiar el pistón de una silla de oficina puede costar más que el valor de una silla comercial nueva. Así que al igual que con los zapatos, debes decidir si quieres invertir más para tener la silla que verán tus nietos, o estrenar regularmente una silla nueva.

Para elegir entre la variedad de sillas de escritorio, ésta debe permitirnos:

  1. Mantener los pies en el suelo. Si no llegan al suelo la silla es muy grande para ti.
  2. Tener un asiento lo suficientemente holgado para poder moverse.
  3. Mantener un pequeño espacio entre la parte posterior de las rodillas y la parte delantera del asiento.
  4. Que tus rodillas estén al nivel o por debajo del nivel de tus caderas.
  5. Ajustar el respaldo de la silla para apoyar la espalda baja y media.

7 puntos a considerar al comprar en línea una silla de escritorio:

1.- Tamaño

Debido a que no puedes probar la silla al comprar en línea, debes considerar cuidadosamente el tamaño de la misma, ya que las fotos en Internet pueden ser engañosas.

Sillas pequeñas: Estas sillas están pensadas para personas de menos de 1.60m para quienes largos tiempos de estar sentados en una silla estándar puede ser incómodo.

Sillas estándar: La silla estándar puede ser utilizada cómodamente por una persona de hasta 120Kg  y que mida entre 1.60m y 1.82m de alto.

Sillas grandes o reforzadas: Estas sillas están pensadas para personas cuya estatura supera los 1.82m y que pesan más de 120Kg.

2.- Altura ajustable

La silla de escritorio debe permitir ajustar fácilmente la altura del asiento para que sea cómoda para cada usuario.

3.- Respaldo firme

Silla de escritorio con soporte al centro sin descansabrazos

Si eres de las personas que recargan todo su peso en el respaldo, evita las sillas de escritorio con un soporte de respaldo en el centro como el de la foto. Busca diseños más firmes en los que el respaldo esté soportado también por los lados.

En el caso de las sillas de malla, aunque éstas se ajustan mejor al cuerpo, una silla con un respaldo firme te bridará un mejor soporte para tu espalda.

4.- Soporte lumbar

El soporte para la espalda baja en una silla ergonómica es muy importante. La columna vertebral tiene una curva hacia adentro y al sentarse durante largos períodos sin apoyo para esta curva la columna tiende a encorvarse y provocar dolor. Una silla ergonómica debe tener un ajuste lumbar para que cada usuario pueda acomodarlo a sus necesidades.

5.- Descansabrazos

Los descansabrazos deben estar cerca del cuerpo y permitir que el hombro se relaje. La altura del descansabrazos debe ser ajustable para que pueda coincidir con la altura del escritorio, esto evitará la tensión en los hombros. Si el descansabrazos no es ajustable es probable que la silla tope con el escritorio y te verás forzado a bajar la altura del asiento con el riesgo de perder una posición más cómoda.

6.- Material del asiento

Piel o imitación piel.   Este material se ve muy elegante sin embargo es muy caliente y se pega a la piel, si usas short o minifalda puede ser incómodo.  Además, estos materiales se agrietan con el tiempo siendo rugosos al tacto.

Malla:  Es un material super fresco pero difícil de limpiar y puede ser abrasivo a la piel. Estas sillas son cómodas en el uso cotidiano ya que proveen el soporte de espalda y son frescas al permitir la ventilación.

Tela sintética: Es el material utilizado por excelencia, es fresco y aplicando un recubrimiento antimanchas es fácil de limpiar.

7.- Material de la base

Puedes encontrar las bases de plástico, acero pintado, acero cromado o aluminio. La base de cualquiera de estos materiales difícilmente se romperá, pero si lo que buscas es el más duradero, opta por el acero cromado, seguido por el aluminio.  

Ya que tienes tu silla, es momento de ajustarla para tener la mejor experiencia. Checa este artículo de Lambda3 4 CONSEJOS PARA AJUSTAR CORRECTAMENTE TU SILLA DE OFICINA